/ Destacados / Analizarán los efectos del avance del agronegocio en Ñeembucú

Analizarán los efectos del avance del agronegocio en Ñeembucú

Se extiende la presencia del agronegocio con transnacionales arroceras que amenazan el equilibrio socioambiental.

 

El Ñeembucú se ha convertido en el nuevo territorio de conquista del agronegocio, las políticas del gobierno de Horacio Cartes han dado vía libre para que transnacionales arroceras busquen instalarse en el sur del país constituyendo un riesgo para la salud, el medio-ambiente y para el desarrollo sostenible de la zona.

 

Ante la preocupación que genera la situación en los habitantes del Departamento, la Unión de Organizaciones y Ciudadanas/os del Ñeembucú (UOCÑ), junto con otros actores sociales, han convocado al II Foro Ambiental Regional bajo el lema “Los Humedales del Ñeembucú en grave riesgo”. Durante el mismo se debatirá sobre las amenazas que implica la expansión del agronegocio en el territorio y cuáles son las alternativas para resistir al avance de este modelo.

 

El evento, que se desarrollará el viernes 20 de octubre, contará con la presencia de expertos en diversas áreas relativas al agronegocio, medioambiente y extractivismo, además de pobladores,pobladoras y autoridades locales. El II Foro Ambiental será en el local Las Marías 1 de la Ciudad de Pilar y su inicio está marcado para las 8 de la mañana.

 

Mientras la preocupación y los efectos del agronegocio golpean a los ciudadanos del Ñeembucú, desde el gobierno celebran la instalación de nuevas empresas arroceras en la zona, atraídas por el potencial de la región y el impulso de proyectos viales que el propio gobierno ha puesto al servicio de los agroexportadores.

 

Para Pablino Cáceres, coordinador de la UOCÑ, el impacto del agronegocio en el Departamento tendrá graves consecuencias. Según relata, desde la instalación de la empresa de capital brasileño Villa Oliva Rice, hace ya tres años, los vecinos del municipio de Villa Oliva, vienen siendo afectados por las fumigaciones con agrotóxicos, la deforestación, la contaminación de los recursos hídricos y otros daños, “imaginemos que esto se multiplique por cuatro con estas nuevas empresas que se están instalando, el impacto va a ser muy grande y va a alcanzar a una parte importante del Departamento” señala Pablino.

 

El territorio del Ñeembucú cuenta con un millón doscientas mil hectáreas, de las cuales 90% son humedales que cumplen un rol fundamental en la producción de agua dulce de alta calidad y en la conservación de la biodiversidad, sin embargo, este factor es también el principal atractivo que encuentra el complejo arrocero para avanzar sobre este territorio.

 

La experiencia de Villa Oliva.

 

Hace tres años se instaló en la comunidad de Zanjita, del municipio de Villa Oliva, Ñeembucú, la empresa arrocera transnacional Villa Oliva Rice. En un primer momento la corporación habia contado con el respaldo de la comunidad ya que las promesas y la propaganda realizada por el propio gobierno pintaban un futuro prometedor y con mucho trabajo para los habitantes del lugar. Sin embargo pronto la situación cambió ya que los puestos de trabajo nunca fueron para los vecinos y vecinas, algunos hablan de que la empresa apenas contrató a unas 10 personas de la comunidad y que los demás funcionarios son de origen brasileño.

 

Sumado a esto comenzaron las fumigaciones aéreas con glifosato, el desvío de cauces naturales de agua, el continuo derrame de agrotóxicos en los cauces hídricos, esto acarreó también la muerte de animales, merma en la producción de los pequeños agricultores y apicultores, entre otros daños que pueden sintetizarse diciendo que la empresa ha generado un grave desequilibrio tanto en lo social como en lo ambiental.

 

A partir de esta situación la comunidad de Villa Oliva se ha organizado para resistir, por lo que durante el Foro Ambiental comentarán su experiencia, además en ese marco presentarán ante la Secretaría del Ambiente (SEAM), los argumentos del porqué Villa Oliva Rice no puede continuar funcionando en el lugar y cuáles son las prácticas de la empresa que riñen con la legislación ambiental tanto a nivel nacional como municipal.

 

El complejo arrocero

 

En Paraguay existen hoy unas 200.000 has de cultivo de arroz, se cultiva exclusivamente en la región Oriental siendo la cuenca del río Tebicuary la región que concentra más del 70% de la producción arrocera y sus afluentes principales aportan el agua necesaria para irrigar al cereal.

 

El cultivo extensivo de arroz tiene estrecha relación y dependencia del uso del agua, necesaria para la producción del mencionado rubro, por esto la zona del Ñeembucú es tan apetecible para la industria arrocera. El nuevo rubro del agronegocio en Paraguay atrae a capitales foráneos que, finalmente, serán los que se beneficien con las riquezas generadas por el cultivo del cereal que pretende abarcar hasta un millón de has en el país con el fin de exportar el producto al mercado brasileño.

 

Como sucede con otros rubros dentro del agronegocio, como la soja, el cultivo extensivo de arroz y las acciones que esto conlleva, no cuentan con un control adecuado por parte de las autoridades de los entes públicos encargados de proteger y resguardar las normativas ambientales y de protección a la salud humana.

Fuente: Base Is

0 COMENTAR

Comenta este articulo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *